Jesucristo fue Dios revestido de carne humana, lo que significa que experimentó el mundo como nosotros y ganó cada batalla espiritual que enfrentó. Mateo 26.36-46 El huerto de Getsemaní en el monte de los Olivos fue uno de los muchos lugares donde nuestro Señor oró a lo largo de su ministerio terrenal . Pero […]

Ver más