Todos pensamos que hay ciertas cosas que nunca haríamos: Yo nunca engañaría a mi cónyuge; nunca robaría a mi empleador; nunca traicionaría a un amigo, etc.

1 Reyes 11.1-11

Todos pensamos que hay ciertas cosas que nunca haríamos: Yo nunca engañaría a mi cónyuge; nunca robaría a mi empleador; nunca traicionaría a un amigo, etc. Al pronunciar las palabras, estamos seguros de que las cumpliremos. De lo que los creyentes a menudo no se dan cuenta, es que el viaje del “yo nunca lo haré” a “lo hice”, está formado por pasos pequeños de tolerancia. Un Salomón joven y ferviente podría haber dicho: “Nunca seré un esclavo del deseo de adorar dioses falsos”. Sin embargo, terminó su vida con una multitud de esposas y amantes que exigieron su lealtad a sus deidades. Descuidar las leyes y preceptos del Dios verdadero le costó muy caro.

Salomón conocía las advertencias contra el matrimonio con personas extranjeras, “porque ellas los apartarán del Señor y los harán servir a otros dioses. Entonces la ira del Señor se encenderá contra ti” (Dt 7.4). Pero las ventajas políticas de una alianza con Egipto lo convencieron de faltar a esos altos estándares (1 R 3.1). El hecho de que Dios no reaccionara de inmediato a la rebelión de Salomón, puede haber hecho que justificara que el próximo matrimonio fuera aun más fácil; después de todo, una nación estaba más segura si el harén de su rey incluía a las hijas de los posibles enemigos. Pero tal como Dios lo advirtió, el harén de mil mujeres de Salomón alejó su corazón de Él. Rompió un pacto divino, y perdió el derecho de su familia al trono de Israel. Los mandamientos de Dios están destinados a protegernos del pecado y del dolor. La avenencia puede parecer tentadora e incluso conveniente, pero dar un paso fuera del buen camino hace que el siguiente sea aun más fácil.

Devocional original de Ministerios En Contacto

90

El alto costo de la tolerancia

| Blog |
Enlace
Acerca del Programa
-