El destino de Jesús fue la muerte en una cruz para que pudiéramos tener vida eterna en gloria.

Mateo 1.18-25

Hoy, por lo general, damos nombres a los hijos basándonos en nuestras preferencias. Pero en los tiempos del Antiguo Testamento, los padres judíos escogían los nombres según lo que deseaban que sus hijos llegaran a ser, o de lo que estaba sucediendo en el momento del nacimiento. Los nombres conllevaban un sentido de la historia o del destino del niño.

Igualmente, Dios el Padre escogió el nombre de su Hijo y lo comunicó a José, diciendo: “Llamarás su nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mt 1.21). El nombre significa literalmente “Jehová es salvación”, que es exactamente lo que Jesús vino a hacer. Su obra de salvación puede resumirse en cuatro palabras:

Expiación. Nuestros pecados nos han hecho enemigos de Dios, pero Cristo vino a pagar nuestra pena con sangre. Como resultado, todos los que creen en Él pueden ser perdonados y reconciliados con el Padre (Ro 5.10).

Acceso. Jesús abrió la puerta para que pudiéramos relacionarnos con el Padre, y entrar con confianza a su presencia (Jn 14.6; He 4.16).

Adopción. Hemos sido adoptados como hijos de Dios por medio de Jesucristo. y somos herederos con Él (Ef 1.5; Ro 8.16-17).

Seguridad. Por medio de Jesús, hemos recibido vida eterna, la cual nunca puede perderse (Jn 5.24). Nuestro futuro está seguro en su nombre.

El destino de Jesús fue la muerte en una cruz para que pudiéramos tener vida eterna en gloria. El nombre del Señor debe hacer que nuestros corazones se desborden de amor y gratitud por nuestro Salvador, que se sacrificó para salvarnos.

Devocional original de Ministerios En Contacto

111

El destino de un nombre

| Blog |
Enlace
Acerca del Programa
-