El camino a la vida eterna está caracterizado por sacrificio y humildad.

Mateo 7.21-23

En el evangelio de Mateo, el Señor Jesucristo dijo que la puerta del cielo es estrecha (Mt 7.13, 14). La ruta más fácil en la vida es el camino de la felicidad, que tiene caminos secundarios que llevan a la ruina y al orgullo. Pero el camino a la vida eterna está caracterizado por sacrificio y humildad.

Jesucristo advirtió a sus seguidores que no se dejaran engañar en cuanto a su salvación. Quienes encuentran el camino al cielo han confiado en Él como Salvador, y reconocido que su muerte expiatoria pagó la deuda de sus pecados por completo. Esto es importante, porque nos encontramos con muchas personas que parecen estar yendo por el camino angosto, pero nunca han tomado una decisión por Cristo. Pueden estar ocupadas con el trabajo de la iglesia, pero han puesto el desempeño antes que el compromiso. En el juicio, el Señor Jesús les dirá: “Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad” (Mt 7.23).

Usted no querrá estar entre quienes piensan que sus obras les permitirán ingresar al cielo. Recibir a Cristo como Salvador es el único camino (Jn 14.6). Entonces podrá tener la seguridad de que, al final de su vida, saldrá del camino angosto y entrará en la presencia de Dios para siempre (1 Jn 5.13).

Devocional original de Ministerios En Contacto

55

El rechazo más grande

| Blog |
Enlace
Acerca del Programa
-