Las señales de la bendición de Dios están en todo nuestro entorno, pero discernirlas puede ser difícil.

Las señales de la bendición de Dios están en todo nuestro entorno, pero discernirlas puede ser difícil. Tendemos a pensar que Dios actúa y nos bendice cuando todo va bien —cuando el matrimonio es feliz, recibimos un ascenso o una enfermedad es sanada. Pero Él nos bendice aun en el desierto de nuestras vidas, en lo desconocido, impredecible e incómodo.

Cuando las cosas se ponen difíciles, es común creer que la solución es dejar atrás nuestros problemas —cambiar nuestras circunstancias. Pero Dios no solo nos saca de los lugares desérticos. Por lo general, viene a nuestro lado, trayendo vida, agua y esperanza renovada a medida que avanzamos.

PIENSE EN ESTO
¿Puede enumerar algunos ejemplos de la bendición de Dios en su vida? Podría ser algo sencillo. Quizás haya provisto para una necesidad o un deseo, o tal vez le haya animado por medio de la conversación con un amigo.

Imagínese la sed que podría experimentar después de viajar por días por el desierto. ¿Cómo se sentiría si apareciera agua de repente? Una sensación parecida de alivio está disponible para usted ahora mismo, sean cuales sean sus circunstancias. Clame al Señor, y descubra que ya está allí con usted.

Devocional original de Ministerios En Contacto

123

La bendición de la presencia de Dios

| Blog |
Enlace
Acerca del Programa
-