Dios es la única fuente de poder en la Iglesia.

Hechos 1.1-8

¿Cuántas iglesias sienten el poder de Dios en medio de ellas? Un peligro que enfrenta cada congregación es la tentación a confiar en el esfuerzo y las estrategias humanas. Sin embargo, “si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican” (Sal 127.1). Por lo tanto, debemos determinar si el ministerio y el alcance de la iglesia están facultados por el Señor o por algo más. Dios es la única fuente de poder en la Iglesia, quien trabaja a través de tres medios específicos:

Su Espíritu (Hch 1.8). La Iglesia de Jesucristo comenzó el día en que el Espíritu Santo descendió y habitó en aquellos que creyeron en Él. La obra del Espíritu en y a través de la Iglesia es la única razón por la cual podemos obedecer el mandato de Cristo de hacer discípulos. Por eso Hechos 2.47 (NVI) atribuye todo el crecimiento de la Iglesia a Dios: “Y cada día el Señor añadía al grupo los que iban siendo salvos”.

Su Palabra (Ro 1.16). El evangelio es el poder de Dios para salvación; sin él, nadie sería salvo. Pero el Señor también usa su Palabra para santificar a los creyentes, así como Cristo oró en Juan 17.17. La Biblia es nuestra fuente para enseñar, redargüir, corregir e instruir en justicia (2 Ti 3.16, 17).

Su gracia (1 Co 15.10). El favor inmerecido de Dios no es solo el medio de nuestra salvación; es también el poder en nuestro ministerio. Su gracia incluso nos enseña a renunciar a la impiedad y a vivir en obediencia al Señor (Tit 2. 11, 12).

¿Siente el poder de Dios obrando en estas tres áreas de su iglesia? En su vida, ¿son el Espíritu, la Palabra y la gracia de Dios la fuente de su fortaleza y crecimiento espiritual?

Devocional original de Ministerios En Contacto

292

La fuente de nuestra fortaleza

| Blog |
Enlace
Acerca del Programa
-