Nuestras experiencias afectan lo que pensamos.

Salmo 94.19-22

Nuestras experiencias afectan lo que pensamos. A veces, las experiencias negativas desarrollan un patrón de pensamiento perjudicial que se repite una y otra vez en la mente de una persona; y cuando tales pensamientos se activan le provocan ansiedad. Desactivarlos definitivamente requiere fe en el Señor. Permítame darle un ejemplo de lo que quiero decir. Supongamos que los esfuerzos de una niña de hacer las cosas bien eran a menudo rechazados por sus padres. Ella les escuchaba decir: “Puedes hacerlo mejor”, o “Tu hermana lo hacía mucho mejor a tu edad”. La niña rara vez recibía elogios por un trabajo bien hecho. Ahora, como adulta, se niega a solicitar un ascenso en su empleo, a pesar de que su jefe la anima a que lo haga. ¿Por qué razón? Porque tiene miedo de que la consideren incompetente. Es posible que no diga que no lo hace por temor, pero sin duda la frena. Hay varias otras raíces potenciales de la ansiedad. Una lista exhaustiva no cabría aquí, pero las más comunes son:

La creencia de no poder lograr lo establecido.

Sentimientos de culpa por pecados del pasado.

La idea errónea de que Dios es condenador.

Actitudes inculcadas en la infancia.

Cuando sienta ansiedad, pregúntese qué le produjo el desasosiego. Saber qué alimenta el temor puede indicarle la causa subyacente. Permita que Dios le ayude a rechazar la manera de pensar perjudicial, y reemplácela con la seguridad de que los que prestan oídos al Señor viven sin temor al mal (Pr 1.33).

Devocional original de Ministerios En Contacto

56

Las causas ocultas de la ansiedad

| Blog |
Enlace
Acerca del Programa
-