Es importante que nuestra imagen de Dios concuerde con la que describen las Sagradas Escrituras.

Juan 10.1-5

Nuestra percepción del Señor tiene un gran impacto en cómo escuchamos su voz hablándonos en su Palabra y a través de su Espíritu. Hay muchas voces que claman por nuestra atención; necesitamos ser capaces de distinguir las palabras de Cristo de todas las demás, porque solo Él dice siempre la verdad. Si escuchamos otras voces nos desviaremos, y esto incluye nuestra propia voz interna cuando percibe a Dios de manera inexacta. Por eso, es importante que nuestra imagen de Dios concuerde con la que describen las Sagradas Escrituras. La Biblia nos enseña que Dios es…

Justo. El Señor nunca nos hará pecar, porque hacerlo sería una contradicción a su naturaleza y su Palabra.

Misericordioso. No tenemos que preocuparnos de que Dios desee condenarnos o castigarnos. Por haber sido salvos por Cristo, vivimos siempre bajo su gracia y su bondad.

Fiel. El Señor siempre hace lo que dice, y nunca abandonará a quienes le pertenecen.

Nuestro Padre celestial. Nos ama y cuida, provee para nuestras necesidades y nos disciplina para que crezcamos en santidad.

Nuestro Juez. Todos los que estamos en Cristo hemos pasado de la condenación a la vida eterna, por tanto, no debemos temer ningún castigo
(Ro 8.1).

Si nuestra concepción del Señor es inexacta, podemos pensar que es cruel, mezquino o que está enojado con nosotros. Pero hay un peligro aun mayor si pensamos que Dios quiere satisfacer todos nuestros deseos egoístas: esa es la voz de un extraño; debemos rechazarla y huir hacia nuestro Buen Pastor.

Devocional original de Ministerios En Contacto

202

¿Reconoce usted la voz de Dios?

Enlace
Acerca del Programa
-