Cuando decidimos perdonar, el resentimiento pierde su poder sobre nosotros.

Mateo 18.21-35

Debido a la propensión del hombre al pecado, estamos rodeados de oportunidades para perdonar a los demás. Tal vez hemos sido criticados, defraudados o lastimados. En este mundo caído, la lista de malas acciones es interminable. Pero, ¿cómo debemos manejar los agravios de los demás? Pedro tenía la misma inquietud, así que le preguntó al Señor con qué frecuencia debería perdonar a un hermano que pecara contra él. Tal vez pensó que estaba siendo generoso al decir: “¿Hasta siete veces?”. Pero Cristo respondió: “Hasta setenta veces siete” (Mt 18.21, 22). En otras palabras, perdona cada vez que seas agraviado. Perdonar no significa encontrar razones para justificar o excusar el comportamiento de alguien, ni tampoco se trata de olvidar lo que sucedió o fingir que nunca ocurrió.

El perdón genuino requiere una acción voluntaria de nuestra parte. Aunque reconocemos que se ha cometido una falta, elegimos liberar al infractor de cualquier obligación, y renunciar al derecho que tenemos de causarle algún mal. En esencia, ya no tenemos un comportamiento injusto y dañino en contra de la persona, sino que somos misericordiosos con ella, tal como Dios lo fue con nosotros. La otra opción es aferrarse a la ira y la amargura. Aunque pensemos que estamos castigando al ofensor, en realidad nos estamos lastimando a nosotros mismos. El resentimiento es como lodo que contamina la mente, obstruye el corazón y envenena el alma. El enojo mal manejado se convierte en amargura, la cual afecta nuestra relación con Dios y con los demás, y nos deja vulnerables a los ataques de Satanás (Ef 4.26, 27). El único remedio es el perdón.

Devocional original de Ministerios En Contacto

268

Un espíritu rencoroso

| Blog |
Enlace
Acerca del Programa
-