Que tu vida tome aliento para que a pesar de lo que puedas estar viviendo sigas agitando tus alas emprendas el vuelo, para sigas avanzando.

Poco antes de que el tiempo llegue para que el águila madre ponga sus huevos, se asegura de construir un nido para sus polluelos y cuando es tiempo de ver la luz en ese momento abren sus ojitos y dan sus primeras señales de vida, cuando ellos crecen y se fortalecen como águilas jóvenes, es necesario que aprendan a volar ¿Qué es lo primero que hace la madre? toma al joven águila de la nuca y lo lleva hacia las alturas y lo suelta para que éste empiece a volar. Tal vez es incomprensible, que su propia madre lo lance al vacío sabiendo que podría caer, pero no se percata de que ella estaría sosteniéndolo en cada una de sus caídas, esto lo hace una y otra vez hasta que el águila joven emprenda el vuelo por sí solo.

Es posible que cuando te encuentres en problemas sientas la distancia de Dios en tu vida, como si realmente Él se hubiera apartado de ti. ¡No temas! Todo esto es parte del proceso, Él no te soltará de sus manos, sólo quiere ayudarte a conquistar las alturas de la madurez espiritual, porque entonces podrás desarrollar la visión de un águila y verás con claridad lo que los demás no podrán ver. Que tu vida tome aliento para que a pesar de lo que puedas estar viviendo sigas agitando tus alas emprendas el vuelo, para sigas avanzando. Dios promete estar contigo para cuidarte y protegerte como a la niña de sus ojos.

Devocional original de Cesar Castellanos

233

Avanzar en Dios siempre

| Blog |
Enlace
Acerca del Programa
-