Aunque muchas personas pueden decepcionarnos, Jesucristo entiende nuestro dolor y nos ofrece una compasión sin límites cuando venimos a Él.

Hebreos 4.14-16

¿Qué le consuela cuando sufre o pasa por momentos angustiosos? Aunque amigos bien intencionados pueden asegurarle que todo saldrá bien, la persona que consuela de verdad es la que pone su brazo alrededor de nuestro hombro, y nos dice: “Entiendo el dolor que estás sintiendo, y sé que duele”. Jesucristo es esa clase de consolador para nosotros. Vino al mundo como ser humano, experimentó dolor y sufrimiento, y enfrentó tentación sin ceder al pecado. Él está a nuestro lado para ser…

Nuestro amigo. “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos” (Juan 15.13). Cristo no es un compañero solo de palabra; Él demostró que es el mejor amigo que puede existir, pues fue a la cruz para salvarnos de nuestros pecados. Se sacrificó por nosotros, para que podamos estar junto a Él para siempre.

Nuestro sumo sacerdote. Se convirtió en el Mediador entre el Dios santo y la humanidad pecadora, ofreciendo su propia sangre como un sacrificio para reconciliarnos con el Padre. Ahora tenemos acceso inmediato a Dios en tiempos de necesidad.

Nuestro intercesor. El Señor está sentado a la diestra del Padre, intercediendo por nosotros. No siempre oramos de la manera correcta, pero ¡qué gran consuelo es saber que Uno que es perfecto habla al Padre a favor nuestro!

¿En quién se apoya usted en los tiempos de dificultad? Aunque muchas personas pueden decepcionarnos ofreciendo soluciones rápidas y fáciles para aliviar nuestro sufrimiento, Jesucristo entiende nuestro dolor y nos ofrece una compasión sin límites cuando venimos a Él.

Devocional original de Ministerios En Contacto

297

Consuelo en Jesucristo

Enlace
Acerca del Programa
-