Nuestro fundamento será sólido siempre cuando esté construido sobre la roca. Cristo es la roca que sostendrá nuestras cargas y temores.

Cerca del Sermón del monte, Cristo comparte una parábola acerca de dos hombres en una tormenta: uno construyó su casa sobre una roca, y el otro lo hizo sobre arena (Mt 7.24-27). La casa del primer hombre permaneció en pie, mientras que la otra cayó por causa de la tormenta y los vientos.

¿Cuál de ellas se parece a su vida en este momento? No es raro pasar por temporadas en las que nos sintamos como si nuestra vida estuviera mal construida, deslizándose sobre la arena. Nuestros trabajos, relaciones y situaciones pueden cambiar de repente.

En esta parábola, el Señor promete que, al margen de cómo se vea nuestra vida y de lo que sintamos, el fundamento será sólido siempre y cuando esté construido sobre la roca. Cristo es la roca que sostendrá nuestras cargas y temores. Sean cuales sean nuestros miedos, Él permanecerá firme.

PIENSE EN ESTO
Es fácil concentrarse en las interrupciones del día a día, en lo que nos desvía e interfiere con nuestro bienestar. ¿Qué puede usted hacer en estos momentos para encontrar fortaleza y aliento en Dios? Cuando se sienta presa de la ansiedad, imagínese de pie sobre una roca sólida, en vez de arena.

Devocional original de Ministerios En Contacto

111

La bendición de un fundamento firme

| Blog |
Enlace
Acerca del Programa
-