No importa cómo experimentemos la angustia, no estamos solos: el Padre celestial entra en nuestro dolor y nos consuela. La Biblia está llena de historias de personas que sufrieron. En el Salmo 22, el escritor clama: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” . Cuando estamos inmersos en el dolor, también tenemos […]

Ver más

Comprender las razones por las que otros nos fallan ofrece un poco de consuelo, pero Dios provee el consuelo que ningún ser humano puede dar. Isaías 43.1-7 Como humanos, todos pecamos. Todos tenemos debilidades y períodos de sufrimiento. A menudo, cuando surgen dificultades, recurrimos a nuestros seres queridos. Pero ellos también son humanos y están […]

Ver más

Ya sea que estemos afligidos por nuestras pérdidas personales o por los pecados del mundo, el Señor está con nosotros. El mundo nos dice que no vale la pena afligirnos por nuestro pecado; que debemos olvidarnos de los errores del pasado y disfrutar el momento, para no perdernos algo emocionante. Pero el dolor es una […]

Ver más

Dios nunca promete que tendremos todo lo que queramos, o que siempre estaremos cómodos. Es frustrante desear algo —una solución, posición, experiencia, relación o pertenencia— y sentir que el Señor dice “no” o “no por ahora”. Esto es difícil como cristianos en una sociedad que nos dice que es posible tener lo que queramos, si […]

Ver más

El Señor comprende nuestra fragilidad humana. Juan 8.1-11 Esperamos que un Padre celestial amoroso cuide de sus hijos cuando son lastimados, perseguidos o incomprendidos. Pero usted podría sorprenderse al darse cuenta de que Dios consuela a los creyentes, aun cuando hayan pecado. Cristo no vino para condenar al mundo, sino para salvar a cualquiera que crea […]

Ver más

Solo Dios puede ofrecer un alivio duradero de la aplastante presión de la angustia. 2 Corintios 1.3-7 Busque la palabra “consuelo” en un diccionario y encontrará como definición “algo que genera un estado de bienestar o proporciona libertad contra el dolor y la ansiedad”. Pero, de acuerdo con la Palabra de Dios, cuando se necesita […]

Ver más

La Palabra de Dios nos asegura que el Padre celestial escucha nuestro clamor y responde. Mateo 14.29, 30 Repica el teléfono, y usted contesta. Una voz triste le informa de una tragedia. Su corazón está tan afligido que se siente paralizado por la angustia. ¿Qué hace? Las malas noticias, el peligro y el dolor hacen […]

Ver más

Cuando buscamos al Señor, Él se convierte en nuestro refugio. Salmo 25 ¿Qué le motiva a hablar con Dios? A lo largo de la Biblia se nos ordena orar. De hecho, Cristo consideraba que la oración era tan esencial que se apartaba con regularidad de las multitudes para pasar tiempo a solas con su Padre (Mr […]

Ver más

Dios nos ha llamado a vivir una aventura de obediencia, y no a vivir cómodamente. Isaías 6.8 Creo que es evidente que la sociedad en que vivimos es muy egocéntrica, y lo mismo podría decirse de la iglesia. Cuando un cuerpo local de creyentes tiene un enfoque interno, su efectividad en el ministerio comienza a […]

Ver más

Aunque no entendamos nuestras circunstancias, podemos encontrar consuelo en el hecho de que Dios sí lo hace. Génesis 50.15-21 La historia de José en el Antiguo Testamento es uno de los ejemplos más conocidos de que el Señor bendice la vida de alguien por medio de experiencias difíciles. En el pasaje de hoy, el esclavo […]

Ver más

El consuelo y el cuidado de Dios son suficientes para superar cualquier dolor. 2 Corintios 1.3, 4 El cuidado de Dios por nosotros se extiende aun a los detalles más pequeños de nuestra vida. Él sabe cuando sus hijos sufren, y anhela consolarles . La compasión del Señor es personal, continua y está siempre […]

Ver más