La Biblia enseña con claridad que el amor divino es seguro, eterno e incondicional, pues no depende de nuestra dignidad o buen comportamiento. Romanos 8.31-39 El amor ilimitado e inalterable de Dios es difícil de comprender para el hombre. No obstante, la Biblia enseña con claridad que el amor divino es seguro, eterno e incondicional, […]

Ver más

Dios nos ve con la misma claridad que vio a la mujer samaritana. Juan 4.7-27 ¿Cuándo necesitamos más de la seguridad del amor de Dios? ¿No es, por lo general, cuando experimentamos el dolor más profundo? Si está sufriendo por el rechazo, fracaso o cualquier circunstancia que esté probando su fe, recuerde que el Señor […]

Ver más

El Todopoderoso nos amó tanto que envió a su Hijo a morir en nuestro lugar mientras estábamos hundidos en el pecado. Romanos 5.8 Muchos hemos escuchado desde la niñez que el Señor nos ama. Sin embargo, no es hasta que empezamos a entender la verdadera naturaleza de su amor interminable, que nuestras vidas comienzan a […]

Ver más

La fuente del amor de Dios es Él mismo, y su amor es eterno, perfecto e incondicional. Jeremías 31.3 El amor de Dios es totalmente diferente al nuestro. En primer lugar, su amor es eterno. Él nos lo da continuamente, y no hay nada que pueda interrumpirlo o impedirlo. Su amor no se basa en […]

Ver más

Jesús ya pagó el precio por nuestro pecado; Dios no nos hará pagarlo una segunda vez. 1 Juan 3.1 Uno de los fracasos más devastadores que un cristiano puede experimentar es la incapacidad de aceptar el amor puro y absoluto de Dios. ¿Qué impide que un creyente acepte una bendición tan maravillosa? Nuestras relaciones. Irónicamente, […]

Ver más

¿Está usted regocijándose en el amor del Padre celestial o teme perder ese amor? Romanos 5.6-8 Para los creyentes nuevos puede ser difícil aceptar que Dios les ame tal como son. La mayor parte del mundo funciona por el amor condicional: se da aprobación y aceptación de acuerdo a los méritos. Por eso, cuando venimos […]

Ver más

El Padre celestial no dice simplemente que nos ama; lo demostró entregando a su Hijo para que fuera sacrificado por nuestros pecados. 1 Juan 4.7-10 Sin un sentido de propósito no hay esperanza. Pero el Señor creó a cada persona para amar a Dios, y para ser amada por Él. El Señor nos busca, y […]

Ver más