Tenemos la salvación por la gracia de Dios —su inmerecido y tierno amor por nosotros— y el costo de la sangre de Cristo. Juan 3.16, 17 Para comprender en verdad lo que Jesucristo hizo por nosotros en la cruz, y poder compartir el evangelio de manera efectiva, es esencial tener una comprensión precisa de los […]

Ver más

El Todopoderoso nos amó tanto que envió a su Hijo a morir en nuestro lugar mientras estábamos hundidos en el pecado. Romanos 5.8 Muchos hemos escuchado desde la niñez que el Señor nos ama. Sin embargo, no es hasta que empezamos a entender la verdadera naturaleza de su amor interminable, que nuestras vidas comienzan a […]

Ver más

Las riquezas verdaderas son de naturaleza espiritual, y la gracia nos ha hecho ricos. No olvidemos nunca estas grandiosas razones para estar agradecidos. Efesios 1.1-8 Cristo dejó atrás de forma voluntaria su divinidad, y asumió por el bien nuestro las limitaciones humanas. Segunda a los Corintios 8.9 nos dice que se hizo pobre para que […]

Ver más

La muerte de Jesucristo garantizó nuestra libertad del pecado y nuestro lugar con Dios. Juan 1.29-34 Cuando Juan el Bautista vio que el Señor se acercaba, declaró que Cristo era el Cordero de Dios. Este concepto era familiar para los israelitas, ya que su ley requería la ofrenda de sangre como expiación por el pecado […]

Ver más

El Señor le aseguró a Pedro antes de que sucediera que su fracaso no sería el final de la historia: se levantaría de nuevo y fortalecería a otros. Juan 21.1-9 Todos hemos dejado huellas en el valle del fracaso. Lo que importa es cómo actuemos después. ¿Nos damos por vencidos y vivimos derrotados, o creemos […]

Ver más

Él redime nuestros fracasos y los usa para su gloria. Filemón 1.1-21 A veces, una situación difícil puede hacernos desear huir. A menos que mantengamos los ojos fijos en Cristo y nuestra confianza anclada en la Palabra de Dios, la desesperación por encontrar alivio nos tentará a tomar el asunto en nuestras propias manos. Eso […]

Ver más

¿Le está usted permitiendo a Dios hacer su voluntad para con usted? Gálatas 4.4, 5 En la eternidad pasada, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo idearon y crearon el cielo y la Tierra. Pero aun antes de que Adán respirara por primera vez, el Señor sabía que el pecado entraría en el mundo, […]

Ver más

La parte de Dios en este nuevo nacimiento implica el perdón de nuestros pecados. Juan 3.9-13 Desde la transgresión original de Adán y Eva en Génesis, toda la humanidad ha nacido con una naturaleza pecaminosa, y nuestro pecado crea un abismo que nos separa de nuestro Dios santo y perfecto. Para poder estar en comunión […]

Ver más

Dios abrió un camino para restaurar nuestra relación con Él. 2 Corintios 5.17 Antes de la conversión del apóstol Pablo, nadie hubiera pensado que este hombre tendría tanta influencia en el mundo para la gloria de Cristo. De hecho, su objetivo original fue eliminar a todos los cristianos . La gracia de Dios […]

Ver más

Nuestro estilo de vida debe ser de servicio fiel y entusiasta a la causa de Cristo. 1 Tesalonicenses 1.1-5 En el momento que ponemos nuestra fe en Cristo como Salvador personal nos convertimos en nuevas criaturas. Este es un acto de amor del Padre celestial; nos da una vida nueva y nos adopta en su […]

Ver más

Las cargas que llevamos vienen en todas formas, tamaños y variedades. Romanos 5.12-21 Las cargas que llevamos vienen en todas formas, tamaños y variedades. Muchas son pesadas, pero hay una carga que es aun más pesada, y que se remonta al huerto del Edén. Desde que Adán y Eva comieron la fruta prohibida , […]

Ver más

La justicia divina se consumó en la cruz. Mateo 27.11-26 La cruz —el símbolo del cristianismo— tiene un gran significado para Dios. Primero, por medio de la muerte de Jesús, el Padre proclamó el valor de cada ser humano: Él ofrece perdón y vida eterna a toda persona que pone su fe en Cristo (Ro […]

Ver más

El pueblo estaba escogiendo un rey terrenal, pero Dios les estaba eligiendo al Cordero que habría de morir. Marcos 11.7-10 Ellos no se daban cuenta de la importancia de sus palabras. “¡Hosanna al Hijo de David!”, gritaba el pueblo mientras Jesús entraba montado sobre un asno. “¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna […]

Ver más